Guias Ofertas

Rendimiento óptimo - Cuello de botella.


Muchas veces, la información que llega desde la GPU o Unidad de Procesamiento Gráfico hacia la CPU es muy grande por lo que el CPU no es capaz de procesar toda la información proveniente de la GPU. Por esto, hay una pérdida de rendimiento de la GPU ya que la misma va a enviar menos informacion hacia la CPU lo cual hace que no se aproveche todo el rendimiento de la GPU. Esto se conoce como “cuello de botella”.

Para solucionar este problema es necesario cambiar el procesador a uno más potente que soporte el flujo de datos proveniente de la GPU. Este no es un problema que impida el funcionamiento del sistema y solo se notara el efecto cuando el uso de la GPU sea alto.

Por lo tanto, a la hora de elegir una placa de video debemos seleccionar una que no sobrepase la capacidad de nuestro procesador. Si luego de varios años decidimos actualizar nuestra GPU y esta hace cuello de botella con un micro de ya varios años, es necesario realizar el cambio del conjunto (CPU+Mother, y posiblemente memoria RAM). Para corroborar que esto no suceda, dejamos a continuación un link en el cual seleccionando el micro y GPU verifica el porcentaje de este problema. Si el porcentaje es mayor al 11% se considera que el sistema no se encuentra balanceado.

El link en cuestión es el siguiente: thebottlenecker.com

Bottleneck gráficamente


La página también calcula el cuello de botella inverso, es decir, calcula si tu GPU es pobre para el rendimiento que posee el procesador. Este dato no es muy relevante, ya que simplemente significa que estamos “sobrados” de procesador y que es posible colocar en nuestro sistema una placa de video más potente.